19/1/17

Codos y rodillas hidratados también en invierno

Son los grandes olvidados a la hora de cuidarlos e hidratarlos y, cuando queremos descubrirlos, tienden a estar resecos y ásperos. Los codos y las rodillas pueden estar tan suaves como la piel de tu cara sólo con unas simples atenciones.


 
En los codos y las rodillas escasean las glándulas sebáceas y tienden a resecarse si no se hidratan bien. Además, la piel que los recubre está en continuo movimiento, lo que provoca que la piel se estire y se roce con la ropa y, encima, es la parte del cuerpo que siempre apoyamos en las superficies. ¿Necesitas más razones para empezar a cuidarlos? Toma nota de nuestros consejos.
Para evitar que tengan un aspecto áspero es importante que durante la ducha los frotes con un gel exfoliante dando masajes en la zona. Así eliminarás las células muertas y favorecerás la penetración de la crema hidratante que tendrás que aplicar después. Esta última es mejor que sea untuosa para que resulte más eficaz. Recuerda ser constante para ver resultados.
Si eres de los que disfruta con los remedios caseros, prueba a mezclar una cucharada de miel, quince gotas de zumo de limón y una cucharada de aceite de oliva. Aplícalo y déjalo actuar durante quince minutos, después enjuágalo con agua tibia.
Si prefieres los productos de cosmética, a continuación te recomendamos cinco que te darán un resultado fantástico:
-Manteca corporal de The body shop, puedes elegir entre sus múltiples aromas, por ejemplo la de manzana especiada.
-Iso Urea de La Roche Posay, leche corporal hidratante, alisante y antiarrugas.
-Deep confort body butter de Clinique, especial para talones, rodillas y codos.
-Bálsamo emoliente Exomega de A-derma, lo pueden utilizar tanto adultos como niños y está indicado para pieles atópicas o muy secas, a las que aporta una hidratación profunda.
 
-Reve de miel de Nuxe, alivia las irritaciones, calma la piel y repara la barrera cutánea para dejarla intensamente nutrida.